30 DE SEPTIEMBRE
Nunca me entusiasma hacer coberturas de protestas, por lo general implica asolearse todo el día, captar fotografías genéricas, y las agencias presionan por imágenes de violencia con enfoque amarillista, con lo cual no me siento nada a gusto.
Sin embargo, esta vez realmente quería cubrir los eventos, tenía mucha curiosidad por comprender que salidas se proponen a las múltiples crisis que nos caen encima, así como por conocer de primera mano las bases tras este movimiento nacional, pues los dirigentes siguen en la sombra.
Así planifiqué bajar por la zona de Abangares al bloqueo que se esperaba en la carretera Interamericana a la altura de la Irma, donde hace escasas semanas se manifestaron los mineros.
En la Irma encontré un contingente policial tomando café, y un camionero que hablaba muy molesto por teléfono, preguntando a su interlocutor donde estaban los demás y porque no había nadie. Eran sobre las 10 de la mañana.
Seguí sobre la Interamericana en dirección a Puntarenas, en Chomes me tope con mi primer bloqueo.
“En 15 minutos abrimos”
Me indica uno de los manifestantes que están abriendo el paso cada hora por 15 minutos, yo le explico que vengo a hacer fotos, me dice que no hay problema.
La gente posa con sus pancartas, o envueltos en banderas de Costa Rica, algunos usan camisas de la Selección Nacional de Futbol, si no fuera por los troncos en la carretera uno pensaría que la "Sele" acaba de ganar un partido.
Hace muchos años en Cuba, me hicieron notar como en nuestra identidad nacional el futbol y la política no parecen tener límites precisos. La Selección Nacional de Fútbol tiene más peso en el relato de nuestra identidad, que la Junta Fundadora de la Segunda República.
Me detengo a escuchar a los manifestantes, son pocos, están molestos, y no les faltan las razones.
Costa Rica es un país que ha hecho del abandono de las costas y las zonas rurales una de sus constantes políticas, no importa quién gobierne, la desigualdad entre el Valle Central y la periferia, siempre va en aumento.
Por eso no es extraño que una vez restablecido el paso por 15 minutos, muchos de los choferes expresen su apoyo a los manifestantes, invitándolos a mantenerse firmes.
CALDERA
Sigo mi ruta hacía el sur, hasta el bloqueo en el puerto de Caldera, una larga  la de camiones estacionados.
El ambiente esta tranquilo.
“Vamos a quitar a ese dictador del
poder”
Bajo la sombra de un árbol, un dirigente lanza un discurso a sus seguidores.
Me asombra la facilidad con la que usa el término dictadura, y luego invita a los manifestantes a "no asolearse demasiado", porque esta será una lucha de resistencia.
No saco en claro cuál es el objetivo final, así que decido continuar bloqueo arriba.
Alcanzo el punto donde están las barricadas de ramas sobre la ruta 27, unos manifestantes me hacen señas para que detenga la moto.
Apago el motor y les explico que vengo a hacer fotos, les pregunto dónde les parece que me estacione, ellos me indican un lado de la carretera.
En ese momento sale un tipo armado con un machete con la visible intención de agredirme, en su rostro es evidente la euforia del alcohol.
Levanto las manos y le explico que soy de la prensa, varias personas se acercan a detenerlo, un hombre mayor se me acerca y me dice que es el dirigente, le explico que soy reportero independiente y que estoy haciendo una cobertura para una agencia rusa.
Varios metros atrás un tipo alcanza a escuchar, y decide tratar de organizar mi linchamiento acusándome de "comunista y sandinista", mientras trato de resolver con el dirigente, entonces veo en su rostro que en realidad no dirige nada, no tiene ninguna autoridad sobre sus compañeros.
Más atrás un par de policías han ingresado entre los manifestantes para decomisar el machete, los ánimos se calientan, y yo estoy ahí para ser el chivo expiatorio de los manifestantes.
Enciendo el motor y me doy vuelta en dirección a mi familia.
EL ETERNO RETORNO
La lluvia me alcanza cuando empiezo el ascenso a las montañas, es la típica lluvia fría de octubre.
Encuentro cerrado el paso pocos kilómetros antes del pueblo, la montaña se ha colapsado sobre la carretera, en una avalancha de piedra y barro que demorará varios días en ser removida.
La magnitud del deslave asombra a los vecinos, pero su ubicación no los sorprende, la carretera siempre ha presentado aludes en los mismos lugares.
Parece una metáfora del país.
5 DE OCTUBRE
Siguen los bloqueos en todo el país, en algunos casos la violencia ha escalado, se reportan vehículos
quemados y algunos enfrentamientos aislados.
No hay discursos coherentes de ninguno de los actores, solo hay mucho ruido.
Todas las fotografías realizadas por JP Monge durante el 1 de octubre del 2020.
Provincia de Puntarenas, Puntarenas, Costa Rica
JP MONGE
Lo mío es contar historias, en fotografía, video o por escrito.
Soy fotógrafo documental, director de cine, escritor y docente.
Mi trabajo se ha publicado y exhibido en varios países, a veces me han premiado y a veces no.
Vivo en Monteverde, el bosque nuboso de Costa Rica.
Aquí comparto mis inquietudes, las cosas que aprendo y las cosas que amo.

You may also like

Back to Top